Netflix, Narcos y el Chapo. #RafaMarquez



Me he negado a ver la serie de Narcos, pero cuando salió la serie del Chapo fue imposible escapar de ella. La promoción recurrente en Netflix y después la prensa en todos lados. Imagino que por vivir en Tijuana, es un contenido demandado por los IPs de la ciudad, así el algoritmo lo sabe y lo recomienda. 

Y así fue,  la serie del chapo engancha en sus primeros capitulos, maneja muy bien el concepto de dejarte a la expectativa del  desenlace faltando un minuto para que termine el capitulo y tengas que ver el siguiente para conocer el final. Esa técnica que me mantuvo al pie del sillón cuando vi por primera vez Breaking Bad fue bien explotada en la serie del Chapo. 

Me he negado a ver Narcos porque sé que a través de la historía tenemos villanos que se convierten en héroes y viceversa. La fama es cosa rara, el día de ayer, imputaron a Rafa Márquez con el narco, y mi conclusión es que sería la temática perfecta para una nueva serie de televisión. 

Ahora bien, la negativa a ver la serie de Narcos viene del siguiente tren de pensamiento. Al pagar por Netflix, estoy apoyando un servicio y una empresa. Cuando esa empresa elige hacer apología del delito, ¿lo estoy apoyando? o ¿lo apoyo al hacer click sobre la serie y darle tiempo de atención. 

Creo que habrá que darle a casa cosa su lugar. Netflix es un medio de entretenimiento que bien aprovechado aporta cultura y conocimiento. Lo importante es lo que hacemos con esa información y como la utilizamos para ser mejores ciudadanos.  Ver o escuchar por entretenimiento personal trae como consecuencia efectos personales que no deberían replicarse y afectar nocivamente a la sociedad. La otra salida es la censura, la penalización del entretenimiento y eso históricamente nunca ha tenido un buen resultado. 

My Instagram