FOLLOWERS Y LIKES

La creación de una comunidad no es una tarea fácil. Encontrar personas que se interesen por los mismos proyectos y mantenerlos comprometidos con una visión, es una labor diaria, que requiere autenticidad y planeación.

Las herramientas de la tecnología actual, nos han permitido lograr una propagación de contacto que hace unos años no hubiera sido posible. Personas públicas como cantantes o representantes populares, tienen la oportunidad de comunicarse de forma inmediata con sus seguidores.  Sin embargo, la mecánica de las relaciones personales se mantiene intacta a través de los años, es decir para lograr una verdadera conexión con otra persona, es indispensable entregarle: tiempo, atención, respeto, desinterés, honestidad y coherencia, con el objetivo de lograr una admiración mutua que derive en un compromiso social vaya más allá de un simple “click”.

Es indispensable comprender que herramientas como Kickstarter, son solamente un programa de software donde tus amigos que ya te conocen y saben de tu capacidad para desarrollar un negocio, te apoyan de forma pública. Sería equivocado concebir que un extraño nos daría dinero solo por una idea, sin antes tener un conocimiento previo de nuestra experiencia o al menos brindarnos su confianza sin tener alguna referencia de nuestro trabajo, esto dicho con sus probables excepciones, que serían un porcentaje mínimo dentro de un total.


La verdadera red social siempre estará en los ojos, los oídos y en el apretón de manos de las personas, no en las pantallas táctiles de smartphones o los teclados de las computadoras.