#Hitchhiking Don Paulino

Paulino es de Veracruz y tiene en sus manos 70 años de historia. Su pasión es la madera, pero actualmente empaca bolsas en el supermercado.

 Me dice que es mejor sentirse útil que quedarse en casa viendo la tele. Su marcapaso ya le hace más dificil subir el cerro para llegar a su trabajo y pide raite todos los días en la misma esquina. "Había una señora que todos los días pasaba por mí, pero yo creo que está de vacaciones", me dice.  

Su situación económica es complicada por los malos yernos, las hijas embarazadas y una mujer enferma. (Nadie se salva de la indiferencia de la vida ante la esperanza de un mejor futuro). Empezó a trabajar a los 6 años y desde entonces no ha parado, me recomendó ir a Veracruz en epoca de invierno, porque en los meses de verano, saldría por pies ante la humedad y los moscos.  
Llegó a ésta ciudad hace 40 años con la esperanza de una mejor situación ecónomica, pero como todo migrante, carga en los ojos y la voz, con la nostalgia del hogar abandonado. 

Me da la gracias y se pone a mis órdenes para cualquier trabajito de madera que necesite, me extiende su mano, que se siente como una gruesa lija acolchonada. Toma su bote lleno de café y se pone su gorra de Soriana y me dice: "Joven; como decía Don Pedro Vargas: muy agradecido, muy agradecido, muy agradecido. 



Desde un Espejo #Mirror

He leído que cuando uno ve formas de animales en las nubes o imágenes en manchas, es el cerebro realizando una interpretación personal. Algo así como ver a la virgen en un pan, o en un árbol.  Creo que el arte no debería depender de la interpretación, sino lograr asombrarnos a través de una experiencia estética para reconocerlo. Sin embargo, es inevitable encontrar temas específicos cuando nos enfrentamos a una obra artística. Es decir, vemos lo que queremos ver. 

Hace unos días vi la pelicula Trainwreck y ver a Lebron James como comediante fue el hit. Sin embargo, me quedé con algo más que la comedia. Hay una escena donde Amy Schumer va con su Papá y él le hace ver que ella no tiene remedio para las relaciones personales y que nunca tendrá éxito en el amor. Y que el amor en pareja no vale la pena. 

La sicologa me dijo el otro día que todos somos un espejo de todo lo que pensamos, decimos y sentimos. En muchas ocasiones, cuando te dan un consejo no pedido, o una critica a tu persona, es realmente una expresión interna de lo que esta pasando en la vida de esa otra persona, en ese momento. Como las estaciones, parecemos ciclicos y atemporales, pero en realidad el tiempo, las circunstancias y las situaciones de vida, nos van moldeando poco a poco.

Hay que cuidarnos de los espejos que dan consejos, y tambien de no convertirnos en uno, se requiere práctica, paciencia, tolerancia y mucho amor. 

Ha próposito de la plática, la portada del NewYorker, no lo puede explicar mejor.



http://www.newyorker.com/culture/culture-desk/cover-story-2015-12-07






I can't stand the rain on #BlackFriday

Deseo, nostalgía, alegria. No se que pasará con la lluvia que cambia las emociones y el comportamiento del animal más sencillo hasta el más sofisticado. Nos hemos tenido que adaptar al clima del lugar donde nacimos, y si no nos gusta, nos tenemos que mover abandonando el sitio que nos dió recuerdos de niñez. En mi caso, la lluvia venia con truenos, y un olor a humedad que te daban ganas de tomar un puño de tierra y comertelo, como si fuera un postre delicioso. La lluvia venia con arcoiris y 23 grados, así que en vez de correr a escondernos de ella, corrias a ponerte ropa más ligera para poder salir a mojarte mejor. Las clases se cancelaban, y el único pendiente del día era la obligación de disfrutarlo.

En este blackfriday, me acuerdo de esa canción de Calle 13 que dice: “Tú no puedes comprar la lluvia, tú no puedes comprar el calor”. Mi regalo de viernes negro, son 4 minutos de Ann Peebles y mi taza de cafe favorita.